4 dias de amor en Viena


Este fin de semana de San Valentín hemos aprovechado para visitar la capital de Austria: Viena, una ciudad llena de encanto, tradición cultural y mucho romanticismo. En este lugar se han grabado grandes películas románticas como “Antes del amanecer” o “Sisí Emperatriz” que han convertido a la ciudad en un lugar muy interesante para realizar tu propia película de amor.

Para motivar a nuestra hija y despertar su interés por conocer Viena, decidimos ver con ella la película de “Sisí Emperatriz” y “Antes del amanecer” unas semanas antes del viaje. Después es increíble descubrir la ciudad recordando dónde estuvieron los personajes de esas películas. Para nuestra hija se convirtió en una verdadera gimcana!!! Pero en Viena hay algunas cosas que puedes hacer en familia y que harán tu estancia maravillosa e inolvidable.

A continuación, explicaremos nuestro recorrido en Viena y todo lo que nosotros hicimos en una estancia de 4 días con nuestra pequeña de 8 años:

Viernes 12 Febrero:

  • Noria gigante de Parque Prater “Wiener Riesenrad”
  • “Vienna Ice Dream” Pista de patinaje de hielo

Sábado 13 de Febrero mañana: Día de San Valentín

  • Palacio  de Shönbrunn
  • Museo de los niños del Palacio  de Shönbrunn

Sábado 13 de Febrero por la tarde: Día de San Valentín

  • Zoológico Palacio  de Shönbrunn
  • Paseo en carruajes con caballos por el centro de Vienna
  • Café Sacher (merienda Tarta Sacher)
  • Concierto de música clásica, danza y ópera

Domingo 14 de Febrero

  • Palacio Beldevere
  • Hundertwasserhaus
  • Visita al restaurante Griechenbeisl

Lunes 15 de Febrero

  • El Parlamento de Viena
  • Palacio Hofburg
  • Biblioteca Nacional
  • Museo Sisí Emperatriz

Al llegar a Viena, en la tarde del Viernes 12, después de dejar las maletas en nuestro apartamento y abrigarnos bien, nos dirigimos al Ayuntamiento de la ciudad. Este edificio tiene una belleza impresionante iluminado por la noche. Además durante un mes y medio al año (mes de Febrero) es posible patinar en una enorme pista de hielo de 5.400 metros cuadrados llamada “Vienna Ice Dream”. Este magnífica pista, cuenta con luces, caminos de hielo que recorren la plaza Rathausplatz, y que combinada con música, la hacen un lugar ideal de diversión para grandes y pequeños. El precio es elevado ya que no sólo se paga el acceso a la pista, sino también los patines y la taquilla para guardar tus zapatos y cosas personales. La hora de cierre es a las 9 de la noche pudiendo entrar y salir de la pista las veces que quieras. Además, está rodeada de pequeñas casetas que venden obsequios, comidas y bebidas típicamente vienesas. El precio por el paquete familiar fueron 46€. El toque romántico lo daban las parejas que agarradas de la mano, patinaban por aquel maravilloso paraje en medio de la gente. Era realmente bonito.

Viena en San Valentin viajando con niños

Pero si hay algo que no nos podíamos perder era subir a la gigantesca noria centenaria de Viena y que se ilumina por la noche para el deleite de los turistas. Esta noria está situada en el Parque del Prater y cierra a las 19:45 en Febrero y puedes llegar hasta el Parque Prater usando la línea U1- U2 de metro, el autobús: 80A o el tranvía 0 o 5. El precio por subir a la Noria es de 8€ por adulto y niños gratis. Y cómo no… La nota romántica llegó al subir a lo más alto, cuando los “papis” nos dimos un beso tal y como lo hicieron los protagonistas de la película “Antes del Amanecer”. Fue como revivir en primera persona aquella maravillosa escena en aquella espectacular Noria.

Al día siguiente era el Dia de San Valentín, es decir, sábado 14 de Febrero, y nos preparamos un día muy romántico en una de las ciudades más glamurosas de Europa. Así que, después de desayunar, fuimos al Palacio  de Schönbrunn. Para llegar lo mejor es coger la línea de metro U4 con salida en Shönbrunn, o el autobús 10 A. El glamour de la época y la grandeza de aquella generación de emperadores era evidente en cada rincón. La historia de amor inolvidable de Sisí emperatriz y su amado Francisco José se recuerda en diferentes momentos durante esta visita. Una razón más por la que Viena es la cúspide de las ciudades llamadas del “amor” es este palacio. La famosa historia entre estos dos emperadores de Austria.

Viena en San Valentin viajando con niños

Éste es uno de los  palacios barrocos más bellos de toda Austria. La visita a sus distintas dependencias imperiales y atracciones nos llevaron prácticamente toda la mañana y parte de la tarde. El palacio permite que lleves móvil con una aplicación gratuita como audioguía, o las audioguïas las dejan de forma gratuita al principio del recorrido. Si tienes la Vienna Card no olvides enseñarla para conseguir entradas más baratas. El problema es que están prohibidas las fotos y los videos. Otro de los inconvenientes es que si vas en Febrero (como fue nuestro caso), los jardines no merecen demasiado la pena. En la misma mañana, nos dirigimos al museo para niños del Palacio de Schönbrunn. El precio de este museo va a parte del palacio y abren de 10 a 6. Nuestra hija pudo convertirse en una “pequeña emperatriz” por un día, pudo disfrazarse con los trajes de la época, jugar con muñecos y hasta peinar las pelucas propias del siglo. Allí nos divertimos muchísimo!!

Más tarde, visitamos el  zoológico más antiguo del mundo y pudimos comer en una especie de palacio pequeño, donde probamos la que en España llamamos “Escalopa” y en Viena llaman “ Wiener Schnitzel”. El  zoo de Viena  ocupa una extensa zona de los jardines del palacio. Hay más de 500 especies animales en espacios que reproducen los distintos ecosistemas y hábitats naturales. Disfrutamos mucho en la selva tropical o viendo los orangutanes, pingüinos, un insectario, koalas, hipopótamos, elefantes, tigres…

Después de pasar una maravillosa mañana, cogimos el metro y nos fuimos hasta la plaza de Stephansplatz, para ver la preciosa Catedral de San Esteban donde pudimos escuchar un coro precioso que empezó a cantar de forma espontánea mientras caminábamos por dentro. Al salir, dimos una vuelta muy romántica en carruajes de caballos. Todo y que fue bastante caro (60€ por 20 minutos), fue una de las experiencias más bonitas y románticas que hemos hecho nunca. Inolvidables esas callejuelas perfectamente conservadas con edificios imperiales en las que puedes disfrutar del arte en cada esquina. Sin lugar a dudas, sentirse “emperadores y emperatrices” paseando en carruaje de época con caballos es algo completamente recomendable!!

Viena en San Valentin viajando con niños

Estando en Viena no podíamos perdernos, en el día de los enamorados, comer la famosa Tarta Sacher en el restaurante del Hotel Sacher, donde se hizo la receta original de este famoso postre vienés. Este hotel está junto a la majestuosa Ópera de Nacional de Viena, un lugar de gran glamour y uno de los  teatros más bellos del mundo.

Para acabar el precioso día de “San Valentín”, paseamos por la calle Ringstrasse. Es una de las vías principales de la ciudad, elegante y repleta de edificios de interés. Finalmente, acabamos el día con un concierto, que combinaba música clásica, danza y ópera. El sitio era muy bonito y los artistas muy profesionales. Quizás íbamos con las espectativas demasiado altas, pero la verdad es que con nuestra peque no fue muy buena idea ya que ella no lo disfrutó demasiado, a pesar de contar con su aprobación inicial. Todo y esto, creemos que es una experiencia más y es bonito hacer cosas que son típicas de los países que visitamos. Mozart o Strauss que vivieron y compusieron en esta magnífica ciudad motivan para hacer este tipo de cosas. Pero si váis con niños podéis ahorraros el costoso dinero que vale una entrada a este tipo de espectáculos.

Viena en San Valentin viajando con niños

El domingo 15 de Febrero, empezamos el día visitando el Palacio de Belvedere, donde puede verse el famoso cuadro de Klimt: “El beso”. Decir, que nos pareció espectacular, mucho más grande de lo que nos imaginábamos y con un colorido muy llamativo.. Este cuadro también es uno de los iconos románticos de la ciudad, ya que representa una historia de amor imposible entre el Dios Apolo y una ninfa.

Al llegar la tarde fuimos a ver las casas de Hundertwasserhaus que son un espectáculo modernista a pie de calle. También hay un pequeño centro comercial llamado “Hundertwasser Village”, donde puedes comprar todo tipo de recuerdos, comer y beber cosas típicas de Viena. Merece la pena verlo 100X100.

Viena en San Valentin viajando con niños

Después fuimos a pasear por el parque Strauss. El romántico  Stadtpark, tiene un lago precioso y unos maravillosos caminos. Así que aprovechamos para dar un agradable paseo, disfrutando del paisaje, los canales del río Danubio y donde se puede ver la famosa escultura de Strauss.
Al anochecer fuimos a ver el Restaurante Griechenbeisl. Éste es el restaurante más antiguo de Viena con más de 600 años de historia. Su mayor atractivo son las salas de Mark Twain y de las firmas, donde han quedado inmortalizados sus invitados famosos, desde Mozart y Beethoven hasta Einstein y Gina Lollobrigida.

El lunes 15 de Febrero. Por la mañana decidimos dar una vuelta por el centro de Viena ya que eran nuestras últimas hora allí. Así que paseamos para poder ver el imponente Parlamento de Viena, cuya amplitud y magistral obra arquitectónica se hacía imprescindible en nuestro viaje. También visitamos la Biblioteca nacional, y acabamos la mañana disfrutando en el Museo de Sisí Emperatriz (muy cerca del Palacio de Hofburg). Bajo nuestro punto de vista, ésta ha sido una de las visitas más bonitas que hicimos en Viena. El hecho de ver la película “Si sí Emperatriz” antes con nuestra hija, hizo que ella se sintiera entusiasmada por saber más sobre la emperatriz. Increíble los vestidos, los cuadros y como se explica la historia del mito “Sisí”. También se hacen menciones a las películas que se han hecho sobre la historia de amor entre los dos emperadores de Viena.

Viena en San Valentin viajando con niños

Éste fue el colofón para un viaje para volverse a enamorar, conocer historias apasionantes de amor y vivir una parte de la historia de la humanidad que queda intacta a pesar del paso de los años. Viena permanecerá por siempre en nuestros corazones y en nuestras mentes por ser una ciudad que ENAMORA.

 

Hay 1 comentario

Add yours