Vivir tres meses en un camping!

Vivir tres meses en un camping!


En un principio, es posible que pienses que vivir en una caravana en un camping puede ser incómodo, poco práctico y quizás imposible de hacer… este NO HA SIDO NUESTRO CASO. Llevamos 5 años pasando un poco más de tres meses de verano, con nuestra caravana en el camping Tamarit Park Resort Queremos nombrar esos 5 beneficios que nos han llevado a pensar que, vivir en un camping una temporada, es una de las mejores decisiones e inversiones que hemos tomado en nuestra vida:

El contacto continuo con la naturaleza.

Es un verdadero privilegio el hecho de levantarte cada día escuchando los pajaritos, el desayunar, comer y cenar en una carpa colocada al aire libre, al lado de tu caravana, aprovechando esas noches cálidas de verano. Es una ventaja que el camping esté a primera linea de playa. Muchos días de verano, nos acostumbramos a dar bonitos paseos por la noche viendo las estrellas, o caminando a la orilla del mar con la luna reflejada. Además, durante el verano hay noches de lluvia de estrellas y observarlas desde la playa es algo maravilloso… Un paisaje increíble a sólo unos metros de donde dormimos!! Inolvidables también los atardeceres o despertarte para ver el precioso amanecer en el entorno del Castillo de Tamarit. Aquí os dejamos un vídeo con una excursión por los alrededores del Camping Tamarit

Un espacio para disfrutar al aire libre.

Nosotros personalmente tenemos un apartamento pequeño y evidentemente sin un terreno para poder hacer celebraciones al aire libre. En el camping, la barbacoa se utiliza en múltiples ocasiones y no sólo la disfrutas por lo riquísima que sabe la carne o las verduras, sino que sirve como excusa para hacer cualquier reunión con amigos o familiares. La diversión y los lazos de amistad son algo común en los campings, y poder disfrutarlo 3 meses, es también uno de los grandes beneficios de esta “forma de vida”.

Beneficios psíquicos y físicos para adultos de vacaciones en un camping.

El camping nos permite cuidarnos mental y físicamente. El contacto visual, auditivo y real con el mar, el sol, el bosque… aporta un relax psíquico, que nos hace desconectar de la rutina diaria, relajar nuestros sentidos y tener la sensación de bienestar continuo. El ambiente de vacaciones produce un estado de alegría, positivismo y “buen rollo” con el que ganas “calidad de vida”. El hecho de decidir no tener televisión nos hizo ver lo positivo que es hablar más en familia, leer o simplemente disfrutar del silencio y el relax en determinados momentos. Además, el hecho de tener piscinas, pistas de pádel, gimnasio y todo ese entorno invita a correr, nadar, ir en bicicleta o simplemente caminar… facilitan que cuidar tu físico sea cómodo y un verdadero placer. Además el camping organiza todo tipo de actividades físicas durante estos tres meses (aquagym, campeonatos de diferentes deportes, excursiones, aeróbic, Zumba, spinning…).

Vistas del Castillo de Tamarit desde el Camping Tamarit

Vistas del Castillo de Tamarit desde el Camping Tamarit

Beneficios para los más pequeños.

Si tomamos la seria decisión de vivir de vacaciones en un camping durante un tiempo largo, una de las razones principales fue los beneficios que aporta a nuestra hija.
En primer lugar, los beneficios físicos son enormes para ellos: Los niños pasan el día “enganchados” a la bicicleta (evitando que estén todo el día viendo la televisión o jugando a las tablets), adoran ir a la piscina y a la playa para nadar, jugar en el agua o tirarse por los toboganes. El camping organiza diariamente todo tipo de actividades físicas, manualidades, clases de repaso o fiestas continuas para ellos. El entretenimiento y la seguridad del camping hacen que los padres estén tranquilos. Por si fuera poco, cada noche habían shows muy divertidos, lo que hacía que la “fiesta” se prolongara a la noches y tanto niños como adultos lo pasemos bomba!!!

Puntos positivos a nivel social.

Más aspectos positivos a destacar en esta forma de vida, es el conocer a gente nueva y crear lazos de amistad, que son los que hacen que tu estancia en un camping sea INCREÍBLE. Los niños se adaptan perfectamente a esta situación haciendo amigos continuamente: en las actividades que propone el camping, en los parques cercanos o simplemente quedando para jugar en las diferentes parcelas de los amigos. Pero lo más destacado es la capacidad de socialización que desarrollan los adultos en un camping. Las reuniones, las charlas en la noche, las cenas, las comidas, las barbacoas, los gin tonics, etc. son las excusas perfectas para establecer relaciones amistosas con otras personas que comparten este “estilo de vida”.

Para acabar decir, que estos 3 meses son maravillosos de cambio nos sirven para recargar energía total. Tanto cuando estamos de vacaciones, como cuando nos toca trabajar durante este periodo, vivir en el camping es siempre una inversión llena de beneficios, sobretodo de felicidad.

Vacaciones en un camping

vacaciones-en-un-camping-03 vacaciones-en-un-camping-05

Vacaciones con niños en un camping

Vacaciones con niños en un camping

vacaciones-en-un-camping-07 vacaciones-en-un-camping-09

Vacaciones con niños en un camping

Vacaciones con niños en un camping

Vacaciones con niños en un camping

Vacaciones con niños en un camping

Camping de playa para vacaciones en Familia

Camping de playa para vacaciones en Familia

Hay 2 comentarios

Add yours

Hay 1 comentario