Amsterdam con niños en 3 días

Amsterdam con niños en 3 días


Este pasado puente de “Todos los Santos” 2018, nos dirigimos a Amsterdam con niños para pasar unos días y recorrer este lugar juntos. La ciudad es conocida por ser una de la más “liberales” del mundo, ya que la prostitución y el consumo de algunos estupefacientes están completamente legalizados. Pero nosotros hemos ido a ver otra Ámsterdam, la que ofrece además una gastronomía increíble, unos paisajes maravillosos y posibilidades para disfrutar en familia.

Consejos para viajar a Amsterdam

Dónde alojarse en Amsterdam

Para nosotros lo más caro de este viaje era el alojamiento, pero lo solventamos con un intercambio de casa que conseguimos gracias a la web de “intercambiocasas”. Si vas con niños, es imprescindible encontrar algún hospedaje por el centro de Amsterdam, que te permita recorrer la ciudad con facilidad y puedas ir a descansar en determinadas franjas horarias. Mediante un intercambio de casa conseguimos una casita-barco en uno de los canales iluminados del centro de Ámsterdam. Además de servirnos como localización privilegiada para descansar, nos permitió ahorrar dinero, ya que cenamos y comimos en varias ocasiones dentro del “barquito”. Nuestra hija estaba encantada de vivir esta gran experiencia en medio de un canal, y durmiendo en un lugar tan peculiar como éste, totalmente recomendable si vas a Amsterdam con niños.

El “Barrio Rojo” y los “Coffee-shops” de Amsterdam

Son uno de los reclamos de esta ciudad, pero obviamente no es aconsejable ir con niños. Además, está prohibida la entrada a los famosos Coffee-shops donde se puede fumar y tomar un típico “pastel de Marihuana”. Las calles del Barrio Rojo, especialmente por la noche, para nosotros no es un lugar al que debas pasearte con niños, aunque todo está muy normalizado, y no hay problemas de ningún tipo si lo haces.

Cómo llegar del aeropuerto de Ámsterdam al centro

Después del aeropuerto de Singapur, el aeropuerto de Ámsterdam es uno de los mejores en los que hemos estado. Sin lugar a dudas, la practicidad del aeropuerto, sus indicaciones, su fácil acceso al metro y sus centros de información al turismo son de los mejores del mundo. El precio del billete en noviembre de 2018 era de 6’50€ (ida) y puedes comprarlo fácilmente en una de las máquinas expendedoras de billetes (que tiene varios idiomas a elegir), y están situados justo a la salida del aeropuerto conectando con la estación de trenes.

Internet en Ámsterdam

Si eres ciudadano europeo no vas a tener ningún problema con internet en la ciudad. Nosotros pudimos navegar por internet sin problema, pero eso sí, recuerda activar e informarte de la cantidad de datos que te permite tu compañía fuera de tu país (porque la tarifa de datos puede ser diferente).

Bicicletas en Ámsterdam

Nosotros personalmente no hicimos esta actividad porque no tuvimos mucho tiempo, pero realmente la conducción con bicicletas podríamos decir que es un poco “heavy”. Pasar el primer paso de peatones puede ser un caos, ya que la preferencia la tienen las bicicletas. Incluso llegamos a ver un accidente con una chica que pasaba por un paso de peatones.

Allí es típico ver como gente que va al trabajo o de fiesta en bicicleta llevando sus “mejores galas” y chicas con “taconazos” sin problema. Si vas con Amsterdam con niños, te recomendamos que tengas mucha precaución porque no es nada sencillo y la conducción en bicicleta en muchas zonas es muy rápida.

5 cosas que puedes hacer con niños en 3 días en Amsterdam

Excursión a Volendam, Edam, Marken y Zaanse Schans

Una de las excursiones más recomendables, si vas a Ámsterdam con niños, es visitar los pueblos de la Campiña del Norte de Holanda. En un principio es posible hacerlo por tu cuenta, pero si tienes sólo 3 días no es recomendable, ya que geográficamente están demasiado separados. Nosotros te aconsejamos la excursión que ofrece “Civitatis”, dónde sin problemas podrás ver todos estos pueblos con encanto, acompañados de un guía en español y un autobús a tu disposición que te acerca a los puntos más emblemáticos. Además, en este tour podrás visitar una fábrica de zuecos típicos, y hasta conocerás cómo se realiza el queso de los pueblos de Edam y Volendam. Si vas con niños, les resulta muy entretenido y además se oferta como muy educativo.

El primer pueblito que visitamos fue el que más nos gustó: Zaanse Schans. La vista de los molinos desde su embarcadero es de postal. Pero lo mejor es el entorno que le acompaña: casitas pequeñas rodeadas de canales, originales puentes, bonitos jardines y preciosas zonas verdes. Aquel lugar tiene 6 molinos de los cuáles sólo uno es original, y sólo uno tiene entrada gratuita. En el interior del “molino gratuito” podrás ver cómo eran por dentro y cómo se molía el grano por aquel entonces. Aunque el pueblo sigue teniendo la esencia de lo que fue en un pasado, en la antigüedad llegaron a haber hasta 60 molinos.

Excursión a Volendam, Edam, Marken y Zaanse SchansEs bonito entrar al “molino gratuito” porque también puedes ver fotos de cómo era Zaanse Schans cuando estaba en pleno rendimiento de molinos. En general, decir que es una maravilla poder pasear y hacer fotos bordeando los canales y pasando por sus puentes. Pero no puedes dejar de visitar las casitas de “fabricación y venta de zuecos” del mismo pueblo. Allí podrás hacerte la foto típica dentro de un zueco gigante o “calzando” los zuecos de tamaño XXL.
El siguiente pueblo al que te llevan es el de Marken, un lugar costero de pescadores, con una historia trágica de una gran inundación. La reconstrucción del mismo y las fotos de cómo se inundó aquel pueblo es realmente curiosa de conocer.

Por último, Volendam y Edam son los pueblos que acaban de redondear esta preciosa excursión. La visita a estos pueblos es imprescindible si te gustan los quesos, y dónde podrás hacer degustaciones gratuitas de la gran variedad de quesos que se fabrican allí. Aunque si vas con niños, les encantará visitar la tienda que ofrece degustaciones de unas galletas típicas con diferentes rellenos llamados Stroopwafels con sabor de chocolate, miel o dulce de leche. Pero lo que realmente le gustó a mi hija fueron los “waffles”, que son una especie de “gofres” a los que puedes añadir otros ingredientes como frutas, nata, chocolate.. Utiliza este “premio” si vas con niños por su esfuerzo después de andar todo el día con esta preciosa excursión.

Visita a la casa de Anna Frank.

Recomendamos cómo lo hace todo el mundo, reservar por internet con un mínimo de dos meses de antelación la entrada a la casa, (con la hora especificada) www.annefrank.org/es/

Es una de las actividades realizadas que más le gustó a mi hija de 11 años. El hecho de leer el libro-cómic que explica la historia de Anne Frank de una forma clara y amena ayudó mucho a su interés. Recomendamos mucho la lectura de éste libro si tu hijo tiene entre 8 y 12 años, ya que entenderán y valorarán mucho más esta visita. Además la calidad de los dibujos, su fácil lectura, su vocabulario y su volúmen es muy adecuado a esta edad. Éste es el libro: https://amzn.to/2zYjblS

Casa Museo Anne Frank Amsterdam

Una vez dentro de la casa, la visita consta de tres partes: en la primera parte, puedes ver fotos de los miembros de las 2 familias judías que vivieron en la que Anne llamaba “la casa de atrás”. En la segunda parte de la visita, entras en “la casa” escondida detrás del armario de un despacho de la fábrica del padre, posiblemente la mejor parte de todas. Allí puedes ver algunas de las fotos que tenían colgadas cuando vivían, e incluso las marchas hechas con un lápiz en la pared de cómo Anne fue creciendo.

Todo y estar la casa vacía, ya que Otto Frank (el padre y el único superviviente de la familia) no quiso volver a amueblar, la sensación de estar allí dentro es algo impresionante. Curiosamente a mi hija le impactó muchísimo y pudo ponerse en la situación de una niña, como ella que vivió la época del Holocausto Nazi. Para nosotros la capacidad de ponerse en el lugar del otro y empatizar, son valores que queremos que nuestra hija aprenda y nos pareció muy interesante. De hecho ella lo recomienda y siente que es necesario que estas cosas puedan verse para aprender y hacer una sociedad mejor.

La tercera parte, es realmente emocionante ya que puedes ver las declaraciones de gente que conoció a la niña y estuvo con ella en sus momentos finales en el Campo de Concentración. El video final es espectacular donde famosos y grandes personajes de diferentes países y popularidad explican sus opiniones y sensaciones después de ver la casa de Anne Frank.

Visita al Museo de la Ciencia de Ámsterdam (NEMO)

Una de las visitas imprescindibles en Ámsterdam con niños es visitar el museo NEMO. Espectacular edificio situado a pocos metros de la Estación Central y de la preciosa Biblioteca de Ámsterdam, que también merece una pequeña visita con los peques. Realmente el precio de la entrada es muy elevado: 16.50€ por persona a partir de los 4 años), pero está completamente justificado. En sus cuatro plantas hay un sin fin de actividades donde los niños pueden disfrutar de experimentar, jugar, conocer y sobretodo divertirse. Aunque la sala inferior es la más básica, ya que las experimentaciones con agua y alguna maquinaria muy sencilla.. resulta muy entretenida para los niños.

Pero a medida que vas subiendo de planta, hay un sin fin de actividades interactivas con ordenadores, tablets, pantallas digitales gigantes para jugar. Aquí, se abre un mundo de posibilidades para aprender de la forma más divertida, práctica y con la más avanzada tecnología que puedas imaginar. Además, se ofrecen actividades dirigidas para los pequeños en holandés y en inglés. Nosotros decidimos hacer un taller en familia de “experimentación química” y lo pasamos muy bien. Para nosotros fue un pretexto para que nuestra hija hiciera una actividad dirigida en familia, nos sirvió para que, además practicara un poco de inglés. Sumamente recomendable.

Pasear por las calles de Ámsterdam y comer “Poffertjes” y Waffles”.



Otro de los grandes placeres de esta preciosa ciudad es visitarla caminando
, callejeando, dejarse deleitar por los rincones de sus calles, de sus canales. En la zona central de la ciudad hay mucha variedad de restaurantes, tiendas y para comprar todo tipo de souvenires. Pero si quieres premiar a tu hijo/s por estas largas caminatas para descubrir la ciudad, puedes comprar uno de sus deliciosos postres llamados “Poffertjes” con ingredientes añadidos como chocolate, o nata. Los Poffertjes son el postre más típico de Holanda que consisten en unos pequeños dulces parecidos a las “crepes” pero de forma de redonda. A nuestra hija le encantó la recompensa.

Poffertjes & Poffertjes Amsterdam

Probar la comida típica holandesa en alguno de sus restaurantes.

Otra de las cosas que curiosamente más nos han gustado, han sido la variedad de postres, pastelitos y comida tradicional holandesa. Entre los platos que probamos aconsejamos:

  • Las “Kroketten”: Unas croquetas de carne deliciosas de forma alargada.
  • El “Stampotten”: la comida más típica de Holanda. Se trata de un plato que puede llevar o bien una gran “albóndiga” de carne o bien una salchicha ahumada y se acompaña de un puré espeso realizado con patatas, zanahoria, cebolla bañado con una salsa de carne.
  • Los “Tompoes”: Una especie de pastel con crema y hojaldre que está muy dulce y además se sirve como “tentempié” antes de la comida.

Un lugar muy bueno para probar todos estos platos típicos es el Café Sonneveld. La dirección es Calle Egelantiersgracht 72-74. Abren de Lunes a Miércoles de 11:00 a 23:00 Jueves y viernes 11,00 a 01,00, los sábados de 09:00-01:00 y Domingos de 11:00-23:00

Otras experiencias aconsejables si tenéis más tiempo

Disfrutar del parque “Voldenpark” si vas con niños, y si encima es domingo es algo que les encantará a tus hijos. Nosotros por falta de tiempo no pudimos recorrerlo bien, todo y que pasamos en alguna ocasión. Otra cosa que nos quedó pendiente y que merece la pena realizar es la salida en barco para recorrer los canales. Además tienes audiciones en varios idiomas y el precio varía de 12 a 18 euros, mira, compara y elige el que más te interese.

Hay 1 comentario

Add yours