Brujas, la otra Venecia!

Brujas, la otra Venecia!


Brujas (Bélgica) es una de la ciudades más hermosas de Europa, que cuenta con una historia y patrimonio cultural impresionante. Su encanto y su belleza le han valido la condecoración de “patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, visitada por miles de turistas diariamente. Nosotros no hemos podido estar en Navidades, que debe ser auténticamente espectacular, pero al ir ell mes de Mayo, hemos podido disfrutar de una temperatura adecuada para poder pasear por los maravillosos jardines del “lago del Amor”, caminar tranquilamente entre las calles estrechas de Brujas, o bordear los canales que recorren la ciudad. Destacar que nuestro Hotel Novotel Brugge Centrum  nos encantó por su diseño, comodidad y servicios (muy buena calidad-precio y perfecta situación).

El primer día al llegar a la estación de Brujas nos dirigimos al centro de información turística que está en la misma estación. Allí nos dieron mapas, información de qué hacer, horarios de museos e ideas sobre qué visitar. También nos informaron que nuestro hotel estaba a tan sólo a 10 minutos y decidimos dar un bonito paseo hasta el hotel. El precioso camino nos llevó por unos jardines preciosos, puentes, pasajes y calles con un encanto especial.

Después de comer en un restaurante cercano nos dirigimos hasta el centro de la ciudad. Allí pudimos visitar la iglesia de “Nuestra Señora”, después nos dirigimos a la zona norte de la ciudad, para ver unos molinos de viento típicos holandeses que se mantienen en perfecto estado. Atención que sólo es visitable uno de ellos, y únicamente en verano. Así que sin poder ver cómo eran los molinos por dentro, pasamos a conocer el centro de la ciudad. Vimos las dos plazas principales del centro histórico:

La primera plaza que visitamos fue la de Grote Markt, donde hay muchísimas tiendas y un mercadillo cada miércoles para comprar quesos, verduras, comida preparada, frutas y pero sobretodo… chocolates. Es espectacular la cantidad de tiendas de chocolates que hay. En estas tiendas ofrecen pequeños trozos de estos manjares para probar de forma gratuita, de diferentes tipos de combinaciones y texturas. En esta plaza se encuentra el Majestuoso Campanario de la ciudad (campanario de Belfort), desde el que puedes ver las mejores vistas de la misma. En esta plaza hay unos edificios muy peculiares, que se iluminan al llegar la noche y en el que puedes tomarte una de las muchas cervezas belgas que se ofrecen.
La segunda plaza del centro histórico llamada “Burg”, nos pareció increíble por la singularidad en la decoración de sus edificios emblemáticos como el ayuntamiento o la basílica de la Santa Sangre. En esta basílica, se encuentra la reliquia de la “sangre de Cristo” según la historia de las cruzadas. Nosotros os aconsejamos que no vayáis a horas de misa (a las 11 de la mañana), ya que el acceso es restringido. A nosotros nos coincidió la hora de misa y no pudimos acceder. Esta plaza es muy singular y bonita de visitar pero el verdadero glamour y belleza está en la Plaza Grote Markt.

Para terminar la tarde de la mejor manera,y después de visitar el “puente del beso” y callejear por los rincones de la ciudad, dimos una vuelta en una barca por los preciosos canales de Brujas por el módico precio de 8 euros/adultos y 6 euros/niño. Para nosotros, es una de las EXPERIENCIAS QUE NO PUEDES PERDERTE!!! Sin duda, el paseo en barca, nosotros lo vivimos como uno de los momentos más mágicos de nuestro viaje.

El paseo dura apenas 30 minutos de puro placer para la vista. Un paisaje que parece parado en el tiempo, y que puedes ir gozando mientras navegas en barca por los maravillosos canales de Brujas. Pero cuidado! Sólo tienes paseos en barca hasta las 6 de la tarde y salen desde diferentes embarcaderos de la ciudad.

Después de caminar todo el día, nos esperaba el mejor de los atardeceres en el “Lago de los enamorados”. Nos quedamos sentados en uno de los bancos que se encuentran en las cercanías a este lago. Es alucinante quedarte mirando el lago mientras se apaga la luz del día, y ver cómo los cisnes van quedándose dormidos sobre sus lomos. Estos animales de extraordinaria belleza se muestran solemnes y majestuosos en el “Lago del Amor”, para nosotros, la mejor manera de acabar el día.

Al día siguiente, sólo nos quedaban unas horas para disfrutar la ciudad y subimos la gran “Torre del Campanario Belfort” con sus 330 escalones. Quizás un poco estrechos pero con varias zonas para descansar. La subida es un poco estresante y si tienes claustrofobia no es una buena idea hacerlo, ya que es las escaleras están en un lugar muy estrecho y con mucha inclinación.

Al acabar de comer en un restaurante cercano a la plaza de Markt, dar una vuelta más por los jardines cercanos al lago del amor, volvimos a la estación de Brujas. Como comentario positivo de la ciudad, decir que ofrece trenes directos al aeropuerto de Bruselas por el precio de 25 euros por persona, niños de hasta 10 años gratis (precios 2015).

En conclusión, decir que Brujas (Belgica) nos ha parecido realmente un tesoro como ciudad, un remanso de romanticismo, historia y belleza. Ir con nuestra hija ha sido cansado, ya que hay mucho que ver y mucho que caminar, pero una experiencia INOLVIDABLE para cualquier familia viajera. Brujas es INCREÍBLE!

Brujas-belgica_1 Brujas-belgica_2 Brujas-belgica_3 Brujas-belgica_4 Brujas-belgica_5 Brujas-belgica_6 Brujas-belgica_7

Hay 1 comentario

Add yours